Los defectos graves de los coches que conducen a una ITV desfavorable

  • Luces y señalización. Se estima que el 24,2% de los coches que no logran pasar la ITV tienen problemas en las luces y los intermitentes. Por ejemplo, se consideran defectos graves el color incorrecto de las luces, tener un piloto suelto o un faro mal montado, que no funcionen las luces cortas y largas o que sean demasiado altas y que los intermitentes funcionen tan lento que parezcan luces fijas.
  • Ejes, ruedas y neumáticos. Aproximadamente el 22,8% de los vehículos que no logran pasar la ITV tienen problemas en las ruedas o los neumáticos. De hecho, se consideran defectos graves que los neumáticos no estén homologados, que el grosor del dibujo sea menor al establecido o que presente un desgaste excesivo en una parte, así como que en el mismo eje se hayan montado neumáticos diferentes. También se rechazará el coche si falta algún tornillo o tuerca en las ruedas o si la llanta tiene roturas. Un detalle que los conductores suelen pasar por alto pero que es motivo de rechazo del coche es el eje que normalmente se encuentra entre las ruedas traseras. Si tiene holguras o defectos que puedan terminar en rotura, la ITV será desfavorable.
  • Suspensión. La suspensión y los amortiguadores son los encargados de absorber los movimientos y las irregularidades de la carretera, contribuyendo a que el coche tenga más estabilidad y agarre. Debido a su importancia para nuestra seguridad, es una de las principales causas por la que los vehículos no logran pasar la ITV. Si hay rótulas con holguras, muelles en mal estado, faltan topes de suspensión o las sujeciones están rotas, el coche recibirá una valoración desfavorable.
  • Frenos. El 15,5% de los vehículos que no pasan la inspección técnica tienen problemas en los frenos, un sistema que es revisado al dedillo ya que es un elemento de seguridad importante. De hecho, un coche no puede pasar la ITV si alguna rueda no frena, si la frenada no es progresiva o si los frenos tardan demasiado en actuar después de accionar el pedal. También es motivo de rechazo el estado del pedal de freno, sobre todo si no tiene goma antideslizante o si el recorrido que realiza es demasiado corto o muy largo. Obviamente, los discos, las pastillas de freno o los tambores desgastados, con grietas o roturas, así como con sujeciones defectuosas, se consideran defectos graves.

¿Cómo pasar la ITV a la primera?

Para pasar la ITV del coche es fundamental que sigas las recomendaciones del fabricante y no retrases el mantenimiento. Considera que un coche de menos de 5 años tiene solo el 8% de probabilidades de ser rechazado en la ITV pero esta cifra aumenta al 14% si el vehículo tiene entre 5 y 10 años. Por eso, se recomienda realizar una revisión a fondo del vehículo antes de llevarlo a la estación de ITV pues así podrás reparar cualquier desperfecto.

Si quieres evitarte quebraderos de cabeza e ir sobre seguro, en Pneumàtics Pou ponemos a tu disposición diferentes planes de mantenimiento que incluyen una revisión de control, así como una Revisión oficial pre ITV. Recuerda que la ITV no es un mero trámite burocrático sino una oportunidad para poner a punto tu coche y preservar tu seguridad al volante.

Consúltenos e infórmese en Pneumàtics Pou

Pneumàtics Pou – Vilamalla

  • Dirección: C/Tramuntana Nº33-34, Vilamalla 17469
  • Teléfono:972 52 50 54

Pneumàtics Pou – La Jonquera

  • Dirección:  Mas Marató Parcela Nº 25, La Jonquera 17700
  • Teléfono:972 55 41 22